Noticias

Fiestas patrias en Diego de Almagro

Fuente: Blog Misión Atacama SS.CC.

El domingo 17 de septiembre, a las 19 horas, se celebró en nuestro templo parroquial la Misa a la Chilena, tradición arraigada en nuestra ciudad Diego de Almagro. El templo estuvo especialmente arreglado con motivos nacionales y toda la música litúrgica tuvo el tono típico de nuestro folclore. Fueron invitadas las autoridades de la ciudad junto a dirigentes de organizaciones sociales. La eucaristía, presidida por el párroco Enrique, fue concelebrada por los sacerdotes Gabriel y Javier, junto al diácono Raúl. En su homilía, Enrique comentó la lectura de Isaías, capítulo 65, en que el profeta expresa el sueño de “un cielo nuevo y una tierra nueva”; también el texto del apóstol Pablo en la primera carta a los Corintios, capítulo 12, donde se hace un llamado a ser todos miembros de un mismo cuerpo, porque “todos nos necesitamos unos a otros”; y finalmente, el evangelio de Lucas, capítulo 4, donde Jesús se presenta a sí mismo como el consagrado de Dios para traer “buenas noticias a los pobres”.

Al final de la celebración, se bailó a la bandera en el mismo templo, lo que fue seguido de tres pies de cueca. Enseguida, se pasó al patio parroquial donde se compartieron empanadas y bebidas, al son de otros muchos pies de cueca. Fue una festiva celebración donde nuevamente relució la excelente capacidad de organización de los laicos de la parroquia.

En el día siguiente, lunes 18 de septiembre, se realizó el tradicional desfile cívico frente a la plaza central de la ciudad, presidido por el alcalde comunal. Las “bandas de guerra” que marcaron el paso de la marcha de los diversos grupos, correspondieron a escuelas de Diego de Almagro y de Inca de oro. Especialmente valorada fue la banda de Inca, formada por una docena de estudiantes de enseñanza básica de una escuela que tiene una matrícula de solo 35 alumnos.

El día martes 19, gran parte del pueblo se trasladó a la Quinta de los Chañares, a unos 3 kilómetros del centro de Diego; se trata de un precioso oasis de chañares y otros árboles en medio del desierto. Allí, en un lugar muy bien cuidado, hubo espacio y tiempo para comer y beber, para realizar juegos típicos y para disfrutar de un espectáculo artístico.