Noticias

Pastoral de la mujer: un encuentro para celebrar la vida

Por Rosalía Cardoso
Pastoral de la Mujer-Parroquia San José (Libertad)
“Te han sitiado corazón y esperan tu renuncia,
los únicos vencidos corazón, son los que no luchan.
No los dejes corazón que maten la alegría,
remienda con un sueño corazón, tus alas malheridas.
No te entregues corazón libre, no te entregues…” (Rafael Amor)

Con la invitación de encontrarnos, celebrarnos, escucharnos y compartir, se realizó el primer encuentro de la Pastoral de la mujer de este año, en la parroquia San José, de Libertad–Merlo.

Dios nos regaló un hermoso domingo de sol y la alegría de que participaran mujeres de las distintas parroquias de nuestro decanato Libertad-Pontevedra. Fue así que nos convocamos con la intención de conmemorar el Día internacional de la mujer y recordar, entre todas, las luchas que nos precedieron en defensa de nuestros derechos.

En un clima cálido de alegría, juego, música y baile se inició la jornada para presentarnos y conocernos. Después, compartimos un video que nos impactó y generó diferentes sensaciones y pensamientos que intercambiamos voluntariamente. Además, fue una maravillosa excusa para reflexionar sobre las distintas miradas que la sociedad tiene de las mujeres y de los roles que hemos ido ocupando, según los mandatos familiares y sociales; sobre la mirada de los hombres hacia las mujeres y la que tenemos entre nosotras mismas.

También pudimos socializar en pequeños grupos, las resonancias del texto y las luchas y sufrimientos de las mujeres que veíamos en nuestro entorno cotidiano, personal, familiar, laboral, barrial y comunitario. Así pudimos discernir juntas, cuáles son nuestras luchas actuales y reconocer la importancia de valorarnos en nuestra dignidad, de conocernos y de escucharnos; además de comprender que la única manera en que podemos transformar la realidad es uniéndonos y acompañándonos.

Armamos cadenas como símbolo de todo aquello que nos aprisiona, nos esclaviza y las ofrecimos en la celebración final. Compartimos un pasaje del evangelio de san Lucas: el encuentro de Jesús con la mujer encorvada y rezamos desde esa mirada sanadora y salvadora del Maestro que al mirarla y reconocerla, le reconoce su dignidad.

Cantamos la canción Corazón libre y animadas por su letra, rompimos entre todas las cadenas que nos oprimen y que no nos permiten liberarnos y ser felices.

Ninguna se fue como llegó, sino cargadas de esperanza, con las energías renovadas para seguir andando la vida y comprometidas en compartir con otras mujeres la invitación a sumarse en el encuentro del mes de abril.

El equipo de la Pastoral tampoco se fue igual, sino con una claridad mayor en los proyectos para este año y CON UN GRACIAS ENORME a Dios por llamarnos a este servicio, a quienes nos ayudaron y a las mujeres que eligieron regalarse este espacio de cuidado y de ternura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*